El Tirano del Paraíso

 El mayor tirano de todos los tiempos es aquel que se esconde detrás del libre albedrío para evadir la culpa de la maldad que ha creado. ¿Quién es el Dios cristiano? Es el ser sobrenatural (omnipresente, omnisciente y omnipotente) que ha creado todo, incluyendo este artículo que estás leyendo. Es el Dios que creó al hombre a su imagen y semejanza, y a la mujer porque su primera creación se aburría en el paraíso. De la costilla de Adán, creó a Eva para que este tuviera compañía.

El Dios cristiano prohibió a Adán y Eva comer del árbol del conocimiento del bien y del mal, pero no les impidió comer de los otros árboles del paraíso ni ser persuadidos por los demás animales. De repente, apareció una serpiente habladora que convenció a Eva de comer del árbol prohibido. Eva, después de comer, compartió el fruto con Adán. Ambos dejaron de ser ignorantes y aprendieron a distinguir el bien del mal; al verse desnudos, se avergonzaron y, para diferenciarse de los animales, se vistieron. Dios, al ver que se habían cubierto, supo que habían comido del árbol prohibido y, enfurecido, comenzó a interrogarlos. Primero interrogó a Adán, quien culpó a Eva; luego interrogó a Eva, que a su vez culpó a la serpiente. No se sabe si Dios interrogó a la serpiente.

Dios, al darse cuenta de que Adán y Eva podían distinguir entre el bien y el mal, comprendió que con la inteligencia que habían adquirido, también podrían comer del Árbol de la Vida y, de hacerlo, se volverían eternos como Él. Para evitar esto, los expulsó del Paraíso y los condenó a trabajar, sufrir y morir. Si Dios es todopoderoso, entonces sabía lo que iba a suceder en el paraíso, incluso antes de crearlo todo. Sabía que Adán y Eva desobedecerían y comerían del árbol del conocimiento del bien y del mal, lo cual les abriría los ojos para conocer el bien y el mal que Dios había creado. Pero Dios nunca les permitió comer del árbol de la vida. ¿Por qué?

Volver a la página principal

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reseña del cuento El Gato Negro de Edgar Allan Poe

Un Mundo Feliz: Sociedad Futurista y Desafíos Humanos